Ahí queda eso. Un pinchín, una tapa diferente. Niceto la hizo un viernes con sentimiento de domingo. Después de pasear por Sanchinarro en coche y antes de comer sopa y lubina a la espalda. Fue el día en el que vimos una exposición de retratos en la Fundación Mapfre, porque en la de Jean Paul Gaultier no cabía un alma, ni si quiera la de Niceto.

La tapa de ‘Tortilla de calamares en su tinta’ es una adaptación rápida y barata de uno de los platos del restaurante ‘Las tortillas de Gabino’. Al que intentamos ir el jueves, pero nos quedamos en la puerta por cometer el infantil error de no reservar. Allí se llama tortilla negra. En Gabino presentan las tortillas, que suelen estar muy poco hechas, en una cazuela de barro y añaden el toque en la parte superior. Le dan un aire diferente y justifican los precios. Hay tortilla de pulpo ‘a ferira’, de bacalao, de queso Idiazábal, de chipirones, de callos, de verduras, de salmorejo o trufada. Oscilan entre los 9 y 15 euros. Otro día la crítica será más exhaustiva porque está apuntada en la agenda de Niceto, quien se quitó el mono con su ‘Tortilla de calamares en su tinta’ para el aperitivo.

Ingredientes: 4 patatas, 4 huevos, media cebolla, un chorrín de leche para la tortilla y una lata de calamares ;).

Anuncios