Lubina con aceite de langostinos

De lo mejor que he comido desde hace tiempo. Aquí, allí y en cualquier restaurante. No estaba previsto. Habíamos pensado comer sopa y quizás algunas sobras. Yo que sé. Pero nos fuimos a dar una vuelta por el barrio y acabamos en un supermercado comprando una lubina fresca. Era la primera vez que la hacía, lo que le limita a Niceto para dar lecciones, pero le avala lo cojonuda que estaba.

Llegamos a casa impacientes y rumiando cómo hacerla. A la espalda pero ¿con qué? Descubrimos vieiras y langostinos en el congelador de alguna otra maravilla pasada y dimos con la clave. Niceto limpió bien el pescado y lo puso sobre una fuente untada ligeramente de aceite de oliva. La saló con sal Maldon.

En un bol machacó un ajo con perejil y un poquito de aceite y lo vertió por encima. Luego metió la lubina durante 8 minutos en el horno, a 200 de potencia. Mientras, Niceto peló los langostinos y frió las cáscaras saladas en una sartén con aceite. Aplastó bien las cabezas para extraer su esencia y una vez todo rosa, las coló para dejar limpio el aceite de langostinos.

Cuando se cumplieron los 8 minutos de tiempo, sacó la bandeja de la lubina y añadió las vieiras y los langostinos para darles un golpe de calor de otros 3 minutos.

A la hora de presentar, Niceto se valió del aceite de langostinos, para decorar el plato y para darle un sabor diferencial y potenciado. Fácil, barato y sublime.

Lubina con vieiras

Ingredientes: Una lubina, 100 gr de vieiras, 8 langostinos, perejil, aceite y sal. Ya está. Y un horno para hacerla…

Anuncios