Bocatín de Picadillo

Lo ví una mañana de mis domingos particulares en la tele y Niceto lo hizo, días después, en una visita informal. Juan Mari Arzak me dio la luz: ¿Cómo hacer huevos escalfados sin perder ni un gramo de clara? Pues muy fácil, escucha.

Recubrió un cuenco con papel film, rompió el huevo y lo echó en el recipiente. Luego ató el film con un hilo creando una bolsita. Niceto, aliño el huevo con sal de boletus y echó también un poco de picadillo para darle color y gracia. Después sumergió la bolsita con el huevo en agua que está a punto de hervir y lo coció durante 5-6 minutos si queremos la yema cremosa, o cerca de 8 minutos si queremos la yema consistente, como le gusta a ella. Mi huevo, por contra, chorreaba.

El resto es también muy simple, acorde a los tiempos que corren: el pan está tostado, tiene una base de mahonesa y encima el picadillo frito. A la hora de emplatar, Niceto montó el bocatín con el huevo escalfado coronando y una base de tomate casero en el plato para armonizar. Y otra cosita lista.

A mi hermana y su chico les encantó, pero aún más el rulo de cabra al horno con base de pisto y un toque de serrano del que ya no hace falta que os hable, porque ya está dicho. (Sí olvidé hacer foto, me entregué a él sin miramientos). Lo siento.

Anuncios