Carpaccio de buey con parmesano, mango, rúcula y aceite de oliva

Un pinchito de estos rápidos, baratos y de complemento para una cena elegante: carpaccio de buey con parmesano, mango y rúcula. Si te gusta la carne poco hecha o cruda, disfrutarás. Si no, mentalízate e intenta probarlo: en verdad son finas láminas de carne curada, tipo lomo o incluso jamón serrano. Ella, que no tolera la carne, lo probó y le gustó. No te cierres en el no. Prueba y si no te gusta, de acuerdo.

La preparación, muy sencilla: pinta el plato de aceite de oliva. Coloca las láminas del carpaccio (comprado en sobres). Luego Niceto hizo, en un bol, una mezcla con rúcula, lascas de parmesano, trocitos de mango bien maduro (o pasas, por ejemplo) y aceite de oliva. Mezcló bien y lo puso encima de la carne.

Para comer, era ideal hacerse un rollito y de dos bocados. También puedes poner un pan crujiente o de cristal de base. En serio, pruébalo, no tengas tantos reparos en la vida. Cosas peores nos habremos….

Síguenos en Twitter Sigue ‘Las Cosas de Niceto’ en Twitter

Anuncios