Mejillones con salsa de ostras

Aún estáis a tiempo. Es el pincho de la Navidad. Altamente recomendable. El Comidista ha conseguido que la salsa de ostras esté agotada en casi todos los supermercados. Niceto encontró la última en un Carrefour de provincia, tras dos intentos fallidos en otros lares.

Si no es Nochevieja, en Año Nuevo. Y si no en Reyes, hacedlos por Dios. Bajo las indicaciones de El Comidista, Niceto fríe los mejillones en una sartén y añade la negra salsa de ostras. Deja reducir. Mientras, mezcla mahonesa (de bote, estaba muy vago), con un poquito de escabeche. Y a diferencia de Iturriaga, Niceto pone un ‘blini’ o una tosta de pan debajo para darle más sustento y consistencia y porque no tiene cucharitas de porcelana (jiji).

Para montar, lo dicho: pan, la mahonesa y el oscuro mejillón. De dos bocados, sorprendente. A ella, que es muy entendida y viciosa de los mejillones, también le encanta. Feliz Año, again!

Anuncios