Papas arrugás

¿Cómo algo tan barato puede estar tan bueno? Las ‘papas arrugás’, típicas de las islas canarias, son el ejemplo perfecto de que a veces el acompañamiento puede ser incluso mejor que cualquier plato. Da igual cómo las hagas, porque nunca estarán mejor que las canarias.

La ‘papa bonita’ es el tipo de patata que más se utiliza: muy comunes en la isla, artículo de lujo en la península. En el Hiperdino, por ejemplo, están a 0,39 €/kilo. En la sección gourmet del Corte Inglés a 1,35 €/kilo (y si tienes la suerte de encontrarlas). La ración en un restaurante de Tenerife va de los 2 a los 3 euros y vienen acompañadas de mojo picón verde y rojo.

Hay varios tipos de ‘papas arrugás’, la azucena negra, la negra yema de huevo, la bonita, la torrenta, la borralla, la baga… Se cuecen sin pelar y con mucha sal para que cuando se consuma el líquido, se quede una capa crujiente y salada que recubra ‘la papa’.

Dicen que el origen de este plato se debe a los marineros que elegían las patatas más pequeñas para que se conservaran bien en los largos periodos de pesca. Luego las cocían con agua salada del mar.

Las ‘papas’ pueden ser el complemento ideal de cualquier pescado (cherne, vieja, salmón…), de cualquier carne (solomillo, cordero, conejo…), de una pata de pulpo, de un pimineto rojo asado, de una parrillada de verduras…

Pulpo a la canaria

Pulpo canario

Otro de lo manjares que descubrió Niceto en Tenerife fue el pulpo canario. Potente, potente. Lo preparan rompiendo y troceando una guindilla verde en un plato, muy picadita y con sus pepitas incluidas. Luego añaden vinagre y aceite de oliva y lo mueven con ganas canarias hasta emulsionarlo un poquito. Por último lo mezclan con el pulpo, que coge un delicioso aroma y un fuerte sabor. Y si ya haces las papas con el pulpo… Ánimo valiente.

Anuncios