Lasaña con pan de Carasatu

Cierro los ojos y veo el mar, al fondo. También barcos, nuevos y antiguos. Cae el sol y recuerdo la brisa. Estamos allí sentados, a no sé qué hora del 21 de agosto, en la azotea de un hotel de Cala Gonone, esperando. Hay una vela encendida y muchas apagadas. No tenemos prisa, podemos seguir esperando.

Lo importante llegaría tiempo después, de primero viene la ‘Lasaña de pan de Carasatu’, que pedimos por curiosidad y por cambiar. No sabíamos que tendría tanto significado. Cuando llega, miro el pan del cesto, luego el plato, vuelvo a mirar el pan, el plato, el pan, el plato, el pan… y, por fin, caigo: ¡Joder, una lasaña hecha de pan! Me encanta. No lo había pensado al leerla en carta, ni al pedirla, estaba pensando en su mareo, en el fondo del mar, en el color azul, en los quejidos de mi estómago, en lo desconocido, en ella.

Niceto tomó nota de su propia sorpresa y custodió hasta España una caja gigante de obleas de pan de Carasatu debajo del brazo, a modo de souvenir friki, para repetir la obra. Da igual lo que pesara u ocupase, era su tesoro.

Lasaña con pan de Carasatu

Ya en tierra hispana y con el plan intacto, Niceto proyectó su recuerdo en la cocina: en una fuente, puso una base de pan, y, respetando la receta original, montó varias capas con verdura pochada (calabacín, berenjena, cebolla, tomate triturado y pimiento rojo). A falta de parmesano en ese momento, lo coronó con un buen medallón de queso de cabra.

PicMonkey Collage3

Unos 20 minutos al horno y magia: el pan de Carasatu se rinde, pierde su firmeza y se deja llevar. Ya no es crujiente y terso, ahora es fino y delicado, como si fuera pasta. Sorprende romper una oblea con la mano y luego probar su sutileza en la lasaña. Fue un gran descubrimiento, una sorpresa, una ilusión, el término de un nuevo comienzo.

Lasaña con pan de Carasatu

(La lasaña de Carasatu de Niceto)

Lasaña con pan de Carasatu

(Aquella imagen de aquel 21 de agosto, que siempre quedará en el recuerdo. Siempre).

* El pan carasau es un pan típico de Cerdeña que nació hace mucho tiempo en Barbagia, por la necesidad de los pastores de un pan que durase durante sus desplazamientos con los rebaños. El Carasau tradicional se presenta en finas y crujientes láminas circulares y debido a esta característica se conoce también con el nombre de “carta da música” (papel de música). El nombre sardo “carasau”, en cambio, deriva del método de preparación, que comprende la fase de la “carasatura” (una cocción doble), que es la que lo hace tan crujiente. Aquí podéis ver cómo se puede hacer el pan de Carasatu o Carasau.

Anuncios