Torta de patatas fritas

Mira, qué cosita. Patata, queso y orégano para cenar, para acompañar una carne, para quedarte con el personal, para disfrutar; para hacerla noche sí, noche también; para antes de salir, para después de entrar; para cuando eres hijo imaginativo, estudiante aplicado, deportista frustrado, trabajador explotado o padre pseudomoderno.

Niceto, siguiendo las instrucciones de Chicote, pela y corta las patatas ultrafinas a cuchillo para hacer una base en el fondo de la sartén, que previamente está pintada con aceite de oliva. Es importante ir montando las patatas para que luego se unan. Cuando empiezan a coger color y vemos que se acoplan, Niceto da la vuelta a la torta y repite la espera. Por último pone, en este caso, un poquito de queso manchego curado y bien de orégano. El resultado mola: patatas fritas sin casi aceite, crujientes, con queso fundido y en diez minutos…

Torta de patatas fritas

Anuncios